la idea

Concursos para graduados en carreras de Bellas Artes hay muchos en Polonia, para estudiantes tal vez unos cuantos. ¿Tienen el poder de designar de qué es lo más importante en el arte polaco, y apellidos de quiénes estarán dentro de poco en la boca de todos? El tiempo lo dirá. El mecenas del proyecto es la creación de posibilidades educativas de jóvenes artistas estando aún en las paredes universitarias.

El concurso es para los participantes un momento especial de encuentro con la valoración no académica, momento de presentarse a uno mismo y la propia visión del arte ante un público más amplio. Es también un momento de confrontación de artistas con una crítica artística y con el público, el cual tiene una excepcional oportunidad para ver lo que pasa hoy, aqui y ahora en las polacas universidades de arte, qué dirección toman sus estudiantes.

Es difícil indicar una tendencia o dirección significativa, en la cual podría ir hoy en día el arte de “los jóvenes”. Se le acusa de ir en dirección clásica y conformista. Nosotros pues, buscamos posturas contrarias, “ no estando de acuerdo” , teniendo un potencial crítico. Buscamos a esos que no ceden a las vigentes tendencias en el arte y son capaces de defenderse ante la repetición.

El buscador más prometedor es obsequiado con un viaje artístico a Nueva York y a Valencia. La referencia cultural de esta empresa son los viajes educativos que hace siglos hacían los jóvenes artistas y no solo, para conocer el mundo y el arte. Porque hay que subrayar que la base de nuestro concurso es el apoyo a la educación. A pesar de que vivimos en tiempos de global y rápido intercambio de información nada puede sustituir la experiencia personal. Los viajes no dejan de educar. Son inspiración, desafío, educación. Provocan, cambian, enseñan una nueva forma de ver las cosas conocidas y permiten percibir nuevas.

En la siguiente edición del concurso el sueño de un viaje artístico puede para un participante hacerse realidad.